Qué ver

Además de los espacios naturales ya visitados en otras secciones, Valdoviño cuenta con otras interesantes muestras naturales y patrimoniales. En esta lista se mezclan construcciones modernas con reliquias del pasado más antiguo, obras arquitectónicas religiosas y civiles, edificios públicos y privadas. Entre todas ellas destacamos:

As Forcadas

Pantano das Forcadas

Construido a principios de los años 60, el pantano de As Forcadas está alimentado por el río del mismo nombre y se encuentra entre las parroquias de Vilaboa y Loira. Con una capacidad de 10.7 hm3, abastece a los municipios de la comarca de Ferrol, manteniendo normalmente un caudal elevado, con excepciones como el histórico año 1988, en el que a causa de una prolongada sequía se temió por la garantía del servicio. Pero el interés de la visita radica en otros aspectos.
 
Por ejemplo en su capacidad para los deportes náuticos. El embarcadero municipal facilita la práctica de la vela y el piragüismo. También es un lugar idóneo para la práctica de la pesca, permitida durante todo el año.
 
Los senderos que surgen desde el pantano permiten hacer pequeñas rutas y perderse, incluso ascendiendo hasta el Pico Agudo, aunque conviene no perder de vista el entorno del pantano, de especial interés para la observación de aves.

Capela da Fame

Capela da Fame

En el lugar de Liñeiro (Vilarrube) se encuentra uno de los puntos más reconocidos del Camino de San Andrés, una ermita que debe su nombre a la parada que hacían en sus alrededores los peregrinos, con el fin de comer y recobrar las fuerzas perdidas durante el viaje.
 
La construcción de la capilla es de finales del siglo XVI, siendo sacerdote de Vilarrube Don Pedro Tenreiro de Lago. Aunque su arquitectura es muy sencilla y austera, en su interior se puede disfrutar de un retablo de estilo renacentista y popular.

Capela do Porto

Capela do Porto e faro da Frouxeira

Uno de los lugares más especiales del municipio es la capilla de Nuestra Señora de O Porto. En un ambiente muy llamativo y marcado por duras condiciones climatológicas, la playa de O Porto se ve coronada por la pequeña ermita.
 
Cuenta la leyenda que unos pescadores encontraron una imagen en el mar y que la recogieron, llevándola a tierra. Al día siguiente, la imagen fue encontrada nuevamente en el mar, con lo que se decidió hacerle una capilla, denominando a esa imagen como Virgen de O Porto.
 
Cada 11 de julio se celebra aquí una popular romería, en la que se saca a la Virgen de procesión.
 
Pueden verse algunas imágenes del interior de la capilla en la galería de Naturaleza y patrimonio.

Casa de Joselito

Casa de Joselito

Situada a pocos metros de la casa consistorial, en la carretera que va de Valdoviño a Cedeira, se encuentra esta casa indiana del primer tercio del siglo XX.
 
La Casa de Joselito es una vivienda privada de grandes dimensiones, con dos pisos y planta en forma de H, formada por dos cuerpos independientes a dos aguas de teja plana. La entrada posee una escalera de doble vertiente.
 
La fachada principal cuenta con numerosos vanos dispuestos simétricamente, mientras que en una de las laterales se abre un pórtico con terraza cubierta, probablemente añadida con posterioridad a la creación de la casa. En el primer piso los vanos están enmarcados por pilastras que refuerzan las esquinas.

Castros, sepulcros y otros yacimientos

Santo Tomás de Taraza

Valdoviño fue un centro muy activo en la antigüedad, tal y como demostraron los abundantes restos arqueológicos encontramos. Sin embargo la conservación del patrimonio histórico no fue la idónea y hoy en día es complicado encontrar yacimientos en buen estado.
 
Un ejemplo es la zona de Taraza (Meirás), en la que se destruyeron el castro y la capilla de Santo Tomás, una obra románica del siglo XII.
 
Aún así, en los más de 30 castros y sepulcros catalogados encontramos ejemplos destacables de la época castreña, como los castros de A Frouxeira (Valdoviño), de Aviño (en la cima del Pico da Vela), de Crecente (Loira), de Vidueiros (Vilaboa) o de A Carreira (Sequeiro).
 
Algunos, como el de A Frouxeira o el de Coto Redondo (Pantín), son de tipo peninsular y costero, con una gran influencia del mar en su erosión. Otros, como los de Castrillón (Meirás), Vidueiros, A Carreira o Lodeiro (Sequeiro), tienen el recinto principal ovalado, con un parapeto defensivo exterior.

Faro de A Frouxeira

Faro de A Frouxeira

El faro de Punta Frouxeira presenta un diseño vanguardista que no deja indiferente. Construido en 1992, comenzó a funcionar dos años más tarde, con un alcance que va desde las 15 a las 23 millas.

El faro tiene una óptica giratoria de siete paneles, cinco de ellos de lentes Fresnel de metacrilato para dar luz y dos ciegos para dar la ocultación larga, todo montado sobre un disco accionado por dos motores electromagnéticos. En su interior se encuentra un cambiador en V con lámparas halógenas de 200V/1.000W. Lleva también dos grupos electrógenos como reserva ante un eventual fallo en el suministro eléctrico.
 
En 2007 se realizaron unas reformas consistentes en la eliminación de la fachada acristalada, el cierre de los espacios destinados a las escaleras, dejando sólo ventanas en cada altura, y el refuerzo de los pilares.
 
La visita permite disfrutar de una panorámica única, con la playa y la laguna de A Frouxeira al nordeste y los acantilados de O Porto, con la ermita del mismo nombre, y Meirás al sudoeste.

Iglesia de San Vicente

San Vicente de Meirás

La iglesia de San Vicente de Meirás fue construida en el siglo XX, bajo un estilo neogótico. Su planta es de cruz latina, con un testero plano y nave única en cuyo primer tramo se levantó un coro alto. La iglesia aparece totalmente blanqueada, excepto los esquinales y recercado de huecos, la torre y algunos elementos estructurales y decorativos.
 
La fachada principal es el elemento más destacable del edificio. En los paños laterales se abrieron sendos vanos apuntados, que en la actualidad están cerrados con láminas de madera en cuya parte superior se abrieron unos pequeños huecos trilobulados que permiten el acceso de la luz al interior; como remate, bajo la cornisa, aparece el motivo de los arquillos apoyados en pequeñas ménsulas, otorgándole un carácter más ornamental a la fachada.
 
En el paño central se volvió a utilizar el mismo tipo de vano, aunque en este es de dimensiones mayores, sobre la puerta de entrada enmarcada en un arco apuntado. Coronando el conjunto aparece la torre campanario central, con un marcado carácter de solidez, compuesta por dos cuerpos. El primero se conforma por cuatro machones que dan lugar a sendos huecos con arcos apuntados y está destinado a acubillar las campanas, mientras que el segundo cuerpo, separado por una cornisa volada, adopta una forma piramidal en cuyos cuatro lados se abren otros tantos huecos enmarcados por pequeños arcos ojivales y rematados por pequeños pináculos.

Iglesia de Santa Eulalia

Santa Eulalia de Valdoviño

Construida en 1903 dentro de un estilo historicista que de alguna manera recuerda a los edificios levantados en la Edad Media, la iglesia de Santa Eulalia de Valdoviño tiene una planta de cruz latina, con una única nave, a la que se le añadieron sendos cuerpos en los laterales del presbiterio rectangular y que funcionan como sacristía.
 
La iglesia muestra al exterior los diferentes volúmenes internos. Los muros aparecen revocados y pintados de blanco, excepto los esquinales, recercado de huecos y fachada principal. Esta última es el elemento más destacado del edificio y en el que se concentra toda la decoración. Está dividida en tres paños por medio de dos pilastras listas que se desarrollan hasta la cornisa y que aparecen rematadas por un arco de medio punto.
 
En cada uno de los paños laterales se abre una ventana pequeña y estrecha, mientras que en el central se superponen toda una serie de elementos: una puerta de entrada enmarcada en un arco de medio punto, sobre la que aparece una hornacina donde se acubilla la imagen de la santa patrona, y finalmente un pequeño óculo central. Rematando el conjunto, una torre campanario, apoyada sobre una base cuadrada, de un claro carácter macizo, y compuesta por dos cuerpos. El primero se conforma mediante cuatro robustos machones que dan lugar a otros tantos huecos, rematados éstes por arcos apuntados, en los que se acubillan las campanas; el segundo cuerpo de la torre es meramente ornamental, intentando acentuar la verticalidad del conjunto.

Iglesia de Santiago (Lago)

Santiago de Lago

La iglesia parroquial de Santiago de Lago es probablemente el ejemplo más destacado de la arquitectura religiosa en Valdoviño, gracias especialmente al mantenimiento casi inalterado de su aspecto exterior.
 
La planta de la iglesia tiene una nave única, con un coro alto situado en el primer tramo, y un presbiterio rectangular con testero plano. Los diversos cuerpos gozan de diferentes alturas, provocando en el exterior un interesante juego volumétrico. Es aquí, en el exterior donde están los aspectos más destacados del templo, principalmente en la fachada principal, epicentro de la ornamentación.
 
Sobre la puerta de entrada rectangular, enmarcada por unas molduras y pilares, se abrió una hornacina que guarda la imagen de Santiago Apóstol. En el siguiente nivel aparece una ventana rectangular que illumina la zona del coro alto. En el extremo derecho de la fachada se levantó una torre campanario compuesta por cuatro machones que dan lugar a otros tantos huecos arqueados, en donde se cubren las campanas. En el segundo cuerpo, delimitado por una cornisa, se levantó una pequeña cúpula galonada sobre un tambor octogonal, otorgándole un carácter ornamental a este último cuerpo.
 
A la derecha de la iglesia se sitúa la casa rectoral, un buen ejemplo de la arquitectura popular de la comarca.

Pazo da Riva

Pazo da Riva

Este pazo tradicional se encuentra en el lugar de A Riva, en la parroquia de Valdoviño, y cuenta con una serie de construcciones de diferentes características y usos, dispuestos a lo largo de un eje que bordea la pendiente del terreno.
 
El edificio principal tiene dos alturas y planta irregular, con cubierta a cuatro aguas. En el destacan dos galerías de madera, una de color verde y otra de color roja, junto con un reloj solar y un escudo señorial. En su contorno hay que destacar la existencia de dos hórreos.
 
El pazo está relacionado con los Ponce de León, apellido muy vinculado a la nobleza gallega de las Rías Altas. También se sabe que a principios del siglo XVIII pertenecía a un Pardo de Andrade, otra de las familias señoriales de la comarca.

Pazo de Vilarrube

Pazo de Vilarrube

Propiedad privada no visitable, el pazo de Vilarrube está situado en un entorno envidiable, con una vista panorámica de la playa de Vilarrube y toda la ensenada de Cedeira.
 
El edificio, de grandes dimensiones, tiene planta irregular, en la que se suceden una serie de cuerpos de diferentes características. Los muros de carga están construidos en piedra, revestidos con mortero pintado de blanco. Las galerías, presentes en varias fachadas, son de especial interés.
 
La capilla, próxima a la vivienda, destaca por su retablo barroco. Los jardines tienen árboles de diversas especies y un hórreo, y están adornados con múltiples escudos y figuras religiosas.

Porto do Cabo

Puente de Porto do Cabo

En el tramo final del Camino de San Andrés a su paso por Valdoviño está Porto do Cabo.
 
Se trata de un lugar que además de ser interesante para los romeros, tiene un conjunto arquitectónico que merece una visita, con el puente medieval, el hospedaje de la Casa da Bastona y los molinos fluviales en los márgenes del río.
 
El puente fue construido en trozos de piedra pequeña, con un gran arco de medio punto y otro de menor tamaño. Ambos están rodeados por una capa de piedra de cantería dispuesta en sentido radial. La cepa central que los separa, de considerable grosor, tiene forma triangular en su parte anterior y semicircular en la posterior.
 
El paso del puente forma una ligera loma y su calzada está losada en piedra. El puente está flanqueado por dos muros de escasa altura, terminados por grandes losas.